AMDA

Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores

AMDA

Ventajas y desventajas de los coches eléctricos

La creciente tecnología y las innovaciones en el ámbito de creación y ensamblaje de autos, así como la creciente preocupación de las empresas en cuanto a la protección del ambiente ante la emisión de gases, han traído como consecuencia el desarrollo de automóviles que funcionan con electricidad. Sin embargo, no todo está a favor de estos, por lo cual, a continuación, se presenta una serie de ventajas y desventajas de los coches eléctricos.

La innovación de los coches eléctricos contra los autos tradicionales

Si se trata de las ventajas y desventajas de los coches eléctricos, podemos iniciar resaltado la inexistencia de emisiones de gas dañinas para la atmósfera, así como también el bajo costo que reportan por cada kilómetro recorrido. El desarrollo de este tipo de autos fue impulsado, en parte, por el alto costo que implica el consumo de combustible. Así como la premisa de disminuir el impacto del uso de combustible fósil en los medios de transporte.

La disminución de las tasas de impuestos, un precio menor de las pólizas de seguros de vehículos, así como los bajos costos en diversos gastos que podría ocasionar un vehículo tradicional, forman parte del conjunto de ventajas y desventajas de los coches eléctricos. Sin embargo, la novedad que envuelve el desarrollo de estos vehículos también incluye la lenta adaptación del sistema al funcionamiento y auge que estos presentan.

Los coches eléctricos funcionan con electricidad, lo cual quiere decir que sus baterías deben ser recargadas cada cierto tiempo. Existen países, en los cuales estos han tenido gran aceptación, y por ende, las compañías en conjunto con las autoridades, se han dedicado a crear espacios adecuados para la recarga de energía requerida por estos autos. Sin embargo, estos puntos de recarga se vuelven insuficientes dado el auge que presenta este modelo.

Adquirir un coche eléctrico, supone un gasto adicional, o varios gastos adicionales, representados por un lugar y punto de recargas adecuado para reponer la energía y activar el funcionamiento del auto, o bien, de ser posible, adquirir una batería adicional para mantenerla recargada y evitar quedarse varado en medio de la carretera por falta de energía.